El Plan de Ordenación del Litoral (POL) es un instrumento de planeamiento territorial creado en el marco de la Ley 2/2001, de 25 de junio, de Ordenación Territorial y Régimen Urbanístico del Suelo de Cantabria. Aprobado con rango legal a través de la Ley 2/2004, de 24 de septiembre, con unas determinaciones equivalentes a las del Plan Regional de Ordenación Territorial (PROT), su objetivo principal es el de asegurar una protección efectiva e integral para el área costera de la Comunidad Autónoma. El POL establece los criterios de protección de las áreas costeras de carácter físico y de forma específica del paisaje litoral, así como los criterios globales de ordenación de usos y actividades en este ámbito costero. Se configura de esta manera una herramienta de ordenación territorial que establece los criterios generales de protección del medio litoral, al mismo tiempo que orienta las estrategias de crecimiento urbanístico y la implantación de infraestructuras, todo ello entendiendo la protección y la ordenación como dos aspectos complementarios de una misma estrategia de desarrollo sostenible. Desde el POL se proponen también actuaciones de conservación y en su caso de restauración del espacio costero.

El Plan de Ordenación del Litoral propone un modelo territoral y un modelo de protección del litoral de la región, en el marco de los objetivos generales de la Estrategia Territorial Europea (ETE), del Programa de Gestión Integrada de las Zonas Costeras (GIZC) y del Convenio Europeo del Paisaje. Proteger y ordenar constituyen los dos pilares sobre los que sustenta este Plan, a partir de una filosofía que subyace en todo el documento y que responde a la búsqueda de las condiciones necesarias para conseguir, en el área costera, un desarrollo sostenible y equilibrado en el que el crecimiento económico, las demandas sociales y los valores ambientales del territorio resulten compatibles a largo plazo. Dicha estrategia de protección y ordenación pasa por conciliar todas las políticas sectoriales en un instrumento que constituye una garantía de futuro para una región como Cantabria, con un espacio litoral de gran calidad.

El planteamiento anteriormente descrito responde también a la exigencia de favorecer un mejor conocimiento del área litoral, en el convencimiento de que el propio documento constituye, ya en sí mismo, una notable aportación en lo relativo tanto a cuestiones físicas, como sobre todo, en lo que atañe a la organización territorial y a los procesos que inciden en la configuración del territorio. Y para ello, la sociedad de Cantabria ha participado en la elaboración del POL mediante un intenso proceso de participación que ha jugado un papel decisivo en la configuración final del mismo.

El ámbito de aplicación del POL se define por la Disposición Adiconal Cuarta de Ley 2/2001(LOTRUSCA), como el territorio de los 37 municipios litorales de la región, exceptuando los siguientes suelos:

  • Suelos urbanos
  • Suelos urbanizables con Plan Parcial aprobado definitivamente a la entrada en vigor de la ley
  • Áreas sometidas a algún régimen especial de protección por correspondera algún Espacio Natural Protegido o por tener un Plan de Ordenación delos Recursos Naturales (PORN) en vigor.