El Parlamento de Cantabria ha aprobado el pasado 28 de junio de 2022 la Ley del Suelo. El consejero de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo, José Luis Gochicoa, ha defendido el contenido de una norma que supone un importante paso adelante en la gestión del territorio de la Comunidad Autónoma y persigue el equilibro entre su protección y conservación y la actividad económica y social

La agilización de los Planes Generales y la fijación de población en los municipios rurales y en riesgo de despoblamiento, principales objetivos de una norma que genera oportunidades de futuro en ámbitos como la construcción y, muy especialmente, en la rehabilitación, en favorecer el autoconsumo y la eficiencia energética, en dotar de suelos industriales y en agilizar la relación de la Administración con los ciudadanos, los ganaderos y las empresas.

Ley de Cantabria 5/2022, de 15 de julio, de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Cantabria

 

ACLARACIONES SOBRE ALGUNAS CUESTIONES DE LA NUEVA LEY DE SUELO

¿Cuándo entra en vigor la nueva Ley?

A los 2 meses de su publicación en el BOC, excepto el régimen del fuera de ordenación de los edificios que será a partir del día siguiente a su publicación en el BOC.

¿Qué ocurre con las licencias en tramitación?

Todas las solicitudes de licencia presentadas y las que se presenten antes de la entrada en vigor de la nueva Ley (es decir, antes de los 2 meses desde la publicación en el BOC), continuarán su tramitación y se resolverán según lo previsto en la Ley 2/2001.

¿Qué ocurre con los instrumentos de planificación territorial y urbanística, así como sus modificaciones que estén en tramitación?

Todos los instrumentos de planificación territorial (PROT, PSIRES) y urbanística (PGOU, PLANES PARCIALES y PLANES ESPECIALES), así como sus modificaciones puntuales que hubieran sido aprobados inicialmente continuarán su tramitación y se resolverán según lo previsto en la Ley 2/2001, pudiendo optar por adaptar su contenido a lo previsto en la nueva Ley. En tal caso, resultarán válidos todos los actos de trámite realizados.

Los que no hayan sido aprobadas inicialmente antes de la entrada en vigor de la nueva Ley (es decir 2 meses desde su publicación en el BOC) deberán volver a iniciar su tramitación y adaptarse a la misma.

¿Qué ocurre con las autorizaciones de vivienda unifamiliar en suelo rústico?

En todos los municipios se podrán seguir concediendo nuevas autorizaciones para viviendas vinculadas a un uso agrícola, ganadero o forestal, en cualquier clase de suelo rústico y a cualquier distancia de los núcleos urbanos o rurales.

Para las viviendas en suelo rústico no vinculadas a un uso agrícola, ganadero o forestal el régimen varía dependiendo del tipo de municipio:

  • MUNICIPIOS CON MÁS DE 10.000 HABITANTES (SANTANDER, TORRELAVEGA, CASTRO URDIALES, CAMARGO, PIÉLAGOS, EL ASTILLERO, SANTA CRUZ DE BEZANA, SANTOÑA, LAREDO Y LOS CORRALES DE BUELNA):

a) Todas las solicitudes presentadas y las que se presenten antes de la entrada en vigor de la nueva Ley (es decir, 2 meses desde su publicación en el BOC) continuarán su tramitación y se resolverán según lo previsto en la Ley 2/2001 (es decir, en el suelo rústico de protección ordinaria entorno a los núcleos urbanos y rurales hasta una distancia de 200 metros).

b) Todas las solicitudes que se presenten, a partir de la entrada en vigor de la nueva Ley (es decir, 2 meses desde su publicación en el BOC) y durante dos años desde dicha entrada en vigor, se tramitarán conforme a la nueva Ley (es decir, en el suelo rústico de protección ordinaria entorno a los núcleos urbanos y rurales hasta una distancia de 100 metros salvo en aquellos núcleos urbanos en los que el planeamiento contemple su desarrollo mediante suelo urbanizable de uso residencial).

c) A partir de los dos años de la entrada de vigor de la Ley, no se podrán solicitar nuevas autorizaciones para viviendas no vinculadas en suelo rústico.

  • MUNICIPIOS ENTRE 5.000 Y 10.000 HABITANTES: (SANTA MARÍA DE CAYÓN, SUANCES, REINOSA, COLINDRES, REOCÍN, CABEZÓN DE LA SAL, MEDIO CUDEYO, POLANCO, CARTES, ENTRAMBASAGUAS, MARINA DE CUDEYO Y MIENGO).

a) Todas las solicitudes presentadas o que se presenten antes de la entrada en vigor de la nueva Ley (es decir, hasta 2 meses desde su publicación en el BOC) continuarán su tramitación y se resolverán según lo previsto en la Ley 2/2001 (es decir, en el suelo rústico de protección ordinaria entorno a los núcleos urbanos y rurales hasta una distancia de 100 ó 200 metros, dependiendo del tipo de planeamiento que tengan: 100 metros para los que tienen Normas Subsidiarias del art. 91.a) del Reglamento de Planeamiento Urbanístico de 1978 y 200 metros para los que tienen PGOU o Normas Subsidiarias del art. 91.b) del Reglamento de Planeamiento Urbanístico de 1978).

b) Todas las solicitudes que se presenten, a partir de la entrada en vigor de la nueva Ley (es decir, hasta 2 meses desde su publicación en el BOC) y durante dos años desde dicha entrada en vigor, se tramitarán conforme a la nueva Ley (es decir, en el suelo rústico de protección ordinaria entorno a los núcleos urbanos y rurales hasta una distancia de 100 metros, salvo en aquellos núcleos urbanos en los que el planeamiento contemple su desarrollo mediante suelo urbanizable de uso residencial).

Durante ese período de dos años los Ayuntamientos podrán delimitar Áreas de Desarrollo Rural en el entorno de los núcleos urbanos y rurales con menos de 250 viviendas.

c) A partir de los dos años de la entrada en vigor de la nueva Ley, sólo se podrán solicitar y conceder nuevas autorizaciones para viviendas no vinculadas en suelo rústico, dentro de las Áreas de Desarrollo Rural. Fuera de las Áreas de Desarrollo Rural, no se podrán conceder nuevas autorizaciones para viviendas no vinculadas en suelo rústico.

  • MUNICIPIOS MENORES DE 5.000 HABITANTES: (EL RESTO)

a) Todas las solicitudes que se hayan presentado y las que se presenten antes de la entrada en vigor de la nueva Ley (es decir, hasta 2 meses desde su publicación en el BOC) continuarán su tramitación y se resolverán según lo previsto en la Ley 2/2001 (es decir, en el suelo rústico de protección ordinaria o en aquel que no tenga unos especiales valores, entorno a los núcleos urbanos y rurales, hasta una distancia de 100 ó 200 metros, dependiendo del tipo de planeamiento que tengan: 100 metros para los que carecen de planeamiento o tienen Normas Subsidiarias del art. 91.a) del Reglamento de Planeamiento Urbanístico de 1978 y 200 metros para los que tienen PGOU y Normas Subsidiarias del art. 91.b) del Reglamento de Planeamiento Urbanístico de 1978.

b) Todas las solicitudes que se presenten, a partir de la entrada en vigor de la nueva Ley (es decir, hasta 2 meses desde su publicación en el BOC) y mientras el Ayuntamiento no delimite las Áreas de Desarrollo Rural, se podrán tramitar conforme a la nueva Ley (es decir, en el suelo rústico de protección ordinaria o en aquel que no tenga unos especiales valores, entorno a los núcleos urbanos y rurales hasta una distancia de 100 metros, salvo en aquellos núcleos urbanos en los que el planeamiento contemple su desarrollo mediante suelo urbanizable de uso residencial).

c) A partir de la delimitación de las Áreas de Desarrollo Rural, sólo se podrán solicitar y conceder nuevas autorizaciones para viviendas no vinculadas en suelo rústico dentro de las Áreas de Desarrollo Rural. Fuera de las Áreas de Desarrollo Rural, no se podrán conceder nuevas autorizaciones para viviendas no vinculadas en suelo rústico.